Lo que nos dejo el 2015 al sector exportador y lo que se requiere para este 2016

by - 1/04/2016

El sector exportador ha registrado importantes avances; sin embargo, es necesario un nuevo enfoque.
Ha pasado mucho tiempo desde que escribí mi último artículo. Muchas cosas han pasado desde ese tiempo pero, bueno, mas adelante les contare. Retomando mis actividades en el blog, les presento el primer artículo de este año "Lo que nos dejo el 2015 al sector exportador y lo que se requiere para este 2016", y así continuamente publicare nuevos artículos para ponernos al día sobre lo necesario para exportar y mantenernos en ello, conocer las oportunidades que presentan los mercados internacionales, y cómo van las exportaciones peruanas.

El 2015 ha sido un año bastante difícil para el sector exportador. La caída de los precios de los minerales junto a la desaceleración de la economía China, en consecuencia se redujo el dinamismo en las exportaciones No Tradicionales. Sin embargo, en materia agroexportadora, ha sido bueno.

Los envíos de algunos productos agrícolas han incrementado, mientras que otros se han mantenido. El país ha logrado, a través del sector agroexportador, seguir por la senda generadora de empleo y descentralizar una actividad que antes estaba considerada como de subsistencia.

Ha sido un año difícil porque el panorama externo, y también el interno, no han sido del todo propicios para las exportaciones, sin embargo, el esfuerzo del sector por mejorar las cifras del 2015 y mantener la fuerza laboral ha sido destacable.

El Estado no ha hecho lo que le corresponde, salvo honrosas excepciones como el del MINCETUR que apoya el desarrollo exportador desde la perspectiva de la promoción de las exportaciones, la continuación de las negociaciones de acuerdos comerciales, y el trabajo de las oficinas comerciales y algunas de las medidas que impulsó junto al MEF.

Ojalá que en este 2016 se corrijan los errores del año pasado, de lo contrario, todo empeorará.

No hay armonía entre lo económico y legislativo
Lo que he percibido es una falta de armonía en la política económica y legislativa que nos afectó en diversos frentes. Uno de ellos es el tributario en el ámbito fiscalizador y administrativo. Se ha hecho evidente una acción reiterada de sanciones generadas por temas tan simples como la corrección de un documento o el establecimiento de límites a los porcentajes de insumos importados; volviéndolos razón suficiente para exigir devoluciones, suspensiones de beneficios y multas totalmente desproporcionadas y confiscatorias. 

Asimismo, en materia de competitividad, vemos un interés valorable de parte del equipo técnico del MEF por avanzar en su agenda y cumplir con las metas planteadas. Pero, lamentablemente, esas acciones no son suficientes ni centrales si los comparamos con otros temas como la inversión en infraestructura que no camina al ritmo programado, o las mejoras en la educación y tecnología (que sabemos son las mejores armas que deberíamos tener para crecer y desarrollarnos). 

Mientras, en materia laboral. Intentos reiterados de algunos sectores del Congreso, que creen que las soluciones se reducen a medidas redistributivas, para derogar los regímenes laborales especiales que tiene la exportación No Tradicional, es un ejemplo de ello.

Los retos con soluciones y la gestión de calidad
El empresario peruano se caracteriza por ser muy emprendedor y resistente a las crisis. Siempre hay una solución. Lo demostramos en el 2009 y lo seguimos demostrando, pero el hecho que mostremos progresos no significa que no nos haga falta una política integral de promoción de las exportaciones. Si bien hoy podemos decir que está demostrado que las exportaciones contribuyen al crecimiento y desarrollo del país, no podemos imaginarnos cuanto más podríamos lograr si contáramos con una política de desarrollo competitivo. 

De esta manera, los retos este 2016, se tornan más exigentes. En estos momentos, la economía mundial es volátil. No permitamos que todo el camino andado vuelva a cero. La diversificación de mercados sigue siendo una alternativa ante la crisis de nuestro principal mercado China y Brasil. 

La apertura de mercados es un camino que debe seguirse. La firma de acuerdos comerciales con economías que no compiten directamente con nosotros, a través de sus productos, es una palanca que ninguna empresa involucrada en la cadena exportadora debe dejar de aprovechar. El país cuenta con una red de 18 acuerdos comerciales que abordan juntos mas de 60 países.

La participación en ferias del calibre de la Fruit Logistica, Biofach, Seafood y los seminarios y simposios internacionales que organizan los gremios, cada vez tienen mayor concurrencia y calidad en exponentes.

Por otra parte, se debe aprovechar el potencial de las ferias nacionales, como Expoalimentaria y Perú Moda, que atraen la presencia de compradores de todo el mundo y que sirven para mostrar el progreso que vienen haciendo nuestros empresarios para responder a las exigencias del mercado mundial. 

En conclusión, el empresario debe ser consiente que es importante invertir en función a un mediano futuro, pero no caigamos en pesimismos. Se debe tomar conciencia de la creciente competencia, por lo cual es importante estar preparado en forma permanente y actualizada en herramientas modernas de gestión, asumir la calidad como un proceso continuo, conocer sobre estrategias empresariales, identificar posibilidades de alianzas estratégicas para sobrevivir y crecer.

Y para usted ¿cuáles son los principales retos del sector exportador para este 2016?

Este artículo fue publicado originalmente en Cash Nº 36 Suplemento de Economía y Negocios del Diario La Industria de Trujillo, La Libertad. Puede revisar el artículo original en el siguiente enlace http://goo.gl/kTXsuz

You May Also Like

0 comentarios